Blanca y el maestro de mapas

A lo largo de su ya extensa obra ha transitado Adolfo Vargas por las sendas literarias del teatro (“Maldita inocencia”); de la novela (“Manual de instrucciones para ladrones de Murillos”); de los viajes (“Viajeros por el sur”); del relato (“Quién no conoce a Knut Hamsun y otros relatos”) y del blog periodístico (“Desde mi ventana”).

Echaba en falta presentarse ante el público más exigente y, a la vez, más entusiasta: los jóvenes. En esta su primera incursión en la literatura juvenil el autor aúna sus experiencias como docente y como experto en gestión de emergencias para hacer que, a través del ordenador, compartan sus vidas la inquieta y contemporánea adolescente Blanca y el espíritu de un cartógrafo del siglo XVIII.

Lo que al principio ella consideró que era una broma o una intromisión imperdonable se convirtió con el paso de los días en una alianza amigable y beneficiosa para los dos. Lo moderno y lo antiguo terminaron conviviendo para aprovechar lo bueno de uno y de otro.

Manual de instrucciones para ladrones de Murillos

A mediados del siglo XVII, Murillo pintó un retrato que conocemos hoy con el título "Dos mujeres en la ventana". Esta novela reconstruye la historia de este cuadro hasta el día de hoy a través de seis de sus propietarios en España, Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

Desde mi ventana

Este libro recoge una selección de los artículos publicados por el autor en su blog en los últimos cinco años. Desfilan por ellos muchos de los protagonistas de la vida pública española. La selección se ha realizado con criterios antropológicos, así aparecen los que se consideran los amos de todo, gente como Botín o los chicos de Bildeberg; empleadillos de los anteriores, Aznar, González, Ordóñez o Rouco; otros que poseen la ilusión de guiar a los demás como Saramago, Machado, Xavi, Hawking o Theron y, estando en España, los inevitables golfos y tontos españoles tan abundantes que la lista aquí sería infinita; imposible resulta olvidar a los sufridores y víctimas que representamos en gente como Carina o Neiro cuyas historias de sufrimientos escandalizan a cualquiera; para finalizar se detallan algunas de las obsesiones del observador y narrador, el hombre en la ventana.

¿Quién no conoce a Knut Hamsun?

La España de la postguerra desfila en este libro que recoge seis relatos de Adolfo Vargas premiados en diferentes concursos literarios. Héroes, villanos y víctimas conviven con el hambre, el frío y la débil esperanza.

Viajeros por el sur

Ed.: Portada Editorial. (Sevilla, 1995)

Este libro pretende, sólo, sugerir los viajes: para ensoñar con él antes de disfrutarlo, para guiar al viajero durante su travesía y por último, para que le sirva de recordatorio al finalizar su andadura.
Las propuestas de viajes que se hacen cubren la zona de Andalucía, el Algarve portugués y Marruecos. Son viajes para fines de semana, puentes y vacaciones cortas.

Maldita inocencia

Coed.: VII Muestra de Teatro Español Contemporáneo y Ayuntamiento. (Alicante, 1999)

Primer Premio de Teatro del Concurso "Carlos Arniches"

Un coronel amargado, una mujer en celo, un teniente inocente... y al fondo un cuartel donde ya casi nada tiene sentido, condenado a desaparecer como ese Protectorado [de Larache] tan olvidado por todos.

Premios literarios

Adolfo Vargas ha sido galardonado en los siguientes concursos

  • Primer premio del Concurso Carlos Arniches de Teatro

    “Maldita inocencia”

  • Primer Premio del Concurso de la Fundación de Fútbol Profesional

    “Los coroneles no juegan a la pelota”

  • Ganador del Concurso de Cuentos Ángel María de Lera

    “¿Quién conoce a Knut Hamsun?”

  • Primer Premio Ciudad de Martos

    “La ruta del café”

  • Primer Premio del Concurso El Castillo Blanco

    “El frío invierno del 43”

  • Finalista Premio Antonio Machado

    “Sotavento”

  • Finalista del Premio Internacional de Relatos Paradores de Turismo

    “Nadie me sacará de aquí”